Estos son los candidatos que mueven sus campañas desde las redes sociales

El auge de las redes sociales no ha pasado desapercibido para los candidatos a las próximas elecciones al Congreso y la Presidencia de la República. Facebook y Twitter, principalmente, se han convertido en sedes de campañas virtuales que los acercan a sus posibles electores, siempre y cuando sepan cómo desenvolverse en la red.

A diferencia de la publicidad tradicional (vallas, pendones, afiches, pasacalles, entre otros), tan cuestionada por estas fechas a causa del incumplimiento de las normas que la regulan y evitan la contaminación visual en las ciudades, las redes sociales representan economía y una posibilidad que la propaganda exterior no contempla: la interacción directa con los ciudadanos.

Para Víctor Solano, consultor de Intacto Comunicaciones y experto en redes sociales, una de las grandes ventajas que ofrecen estos medios radica en “privilegiar la conversación entre los candidatos y sus posibles votantes. Hay una conversación íntima con el elector puesto que facilita un diálogo más estrecho sin pasar por el formalismo de los intermediarios”.

Precisamente, Armando Benedetti, candidato al Senado por el Partido de la U y uno de los más activos en Twitter (@AABenedetti), resaltó que una de los mayores beneficios que le ofrece esta red social es la de hacer contacto con sus seguidores.

“Me gusta interactuar con la gente, estoy seguro de mis ideas. No veo mi participación en redes en torno a que me traiga votos, sino que simplemente expreso mi opinión y me siento cómodo”, afirmó Benedetti.

Sin embargo, no todos los candidatos priorizan esa conexión directa con los ciudadanos. Para el periodista y experto en márketing político, Andrés Lizarralde Henao, algunos políticos que están en campaña, en lugar de forjar relaciones, delegan esta función a terceros, lo que termina convirtiéndose en un error.

Lizarralde señaló que “en muchos casos, hay otras personas que manejan las redes sociales de los candidatos, entonces, los seguidores no reciben respuestas y esto genera desagrado en ellos. Lo mejor sería que, si van a hacer esto, quienes manejan las cuentas estén todo el tiempo con el candidato para saber concretamente sus actividades y solicitarles respuestas para los seguidores”.

Agregó que lo ideal para una campaña a través de redes sociales es “compartir las publicaciones o trinos con los militantes de sus partidos, con el andamiaje de campaña. No entrar en choques con quienes critican, mantener bien informados a los usuarios y no defender lo indefendible”.

Para el docente de medios digitales de la Universidad Pontificia Bolivariana, Paulo Cepeda, hay que equilibrar las campañas en redes sociales con la publicidad tradicional. “Debe haber un mix para lo presencial y virtual porque no toda la gente está en redes sociales. En zonas rurales donde no llega internet, por ejemplo, tienen que acudir a la publicidad tradicional porque ese es un frente que no se puede descuidar”, dijo.

Y es que no todos los candidatos confían en las campañas virtuales, como Heriberto Escobar, aspirante al Senado por Opción Ciudadana, quien a pesar de estar activo en Facebook, afirmó que “no confío en las redes, doy a conocer quién es Heriberto Escobar pero no me confío por el número de seguidores, mi trabajo es en el terreno, con la gente con la que hablo y que se compromete conmigo”.

Lo más importante que no deben olvidar los candidatos, según los expertos, es que, por muy efectivas que sean las redes sociales, un gran número de seguidores no significa un igual número de votos en las urnas. De nuevo, todo depende de cómo se desenvuelvan en la red.

Reportaje Diario El País

pais