“Hay que propiciar el olvido necesario”: Roy Barreras

En los últimos dos meses, Roy Barreras, el único senador que fue negociador en La Habana, se ha sentado a manteles, en su casa, con las bancadas de su partido (La U), la liberal, la conservadora, la de Opción Ciudadana y fuerzas de izquierda.

En diálogo con EL COLOMBIANO dijo que su objetivo es claro: invitar a las fuerzas que apoyaron el Acuerdo para que se unifiquen en una sola candidatura presidencial antes de la primera vuelta, en 2018, que espera sea entorno a La U. Según él la paz apenas inicia y es un deber preservarla.

¿La Comisión de la Verdad podría generar más polarización en el país?

 

“La diseñamos en La Habana y es extrajudicial. A ella acudirán, de manera voluntaria, los colombianos que tengan un relato, una narrativa, no tienen que ser víctimas o victimarios, para esclarecer lo que ocurrió en el conflicto, sin acusar a nadie. Habrá un ejercicio para conocer la verdad que sea suficiente para aliviar el dolor de las víctimas, pero para propiciar la reconciliación y el olvido que sea necesario para cerrar las heridas”.

Usted trabaja por la unidad, pero todos los partidos quieren candidato propio.

“No importa el rostro ni el género si salvamos la paz. Es natural que cada partido quiera al suyo, pero la solución está inventada: una consulta interpartidista en marzo de 2018, con candidatos únicos de cinco fuerzas, porque también estoy invitando a Clara López a que lidere una fuerza de izquierda democrática. El que la gane podría sacar 7 millones de votos y eso definiría un presidente propaz en 2018”.

¿Y quien sería la fórmula vicepresidencial, el segundo en la consulta?

 

“Hay que dejarle total libertad a quien gane para que pueda construir la fórmula lo más incluyente posible. Amarrar el vicepresidente a un acuerdo político es un error enorme”.

¿Invitaría a esa coalición a Vargas Lleras?

“Lo invito. Me basta con que haga una clara declaración frente al país de su compromiso con el acuerdo de paz. No tengo ninguna resistencia personal sino un recelo político con su falta de compromiso con la paz, porque la paz es querer a la gente, no golpear a los subalternos. Me preocupa que llegue a gobernar alguien que es capaz de humillar en público a un empleado”.

¿Qué candidatos llegarían a la primera vuelta?

 

“Habrá uno de la derecha, que es muy probable que sea Luis Alfredo Ramos, porque despierta entusiasmo en las bases conservadoras y uribistas. Habrá otro del frente por la paz que estoy proponiendo, y el candidato de la coalición del Polo y los verdes: Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo (aún no se ha reunido con ellos). También están dos outsider: Gustavo Petro y Vargas”.

Esa coalición Polo – Verde que apoyó el Acuerdo iría en otro bloque, ¿no le da eso ventajas al uribismo?

 

“No hace falta que estén con nosotros en primera vuelta. Es interesante ese ejercicio, porque refresca la política. Nos encontraremos en segunda vuelta. Las fuerzas del No también tendrán candidato para la segunda vuelta”.

¿Cree que Vargas terminé aliado con Uribe?

 

“Eso es tan improbable como que Vargas pase a la segunda vuelta solo. Que el CD se le entregue a Vargas, me parece imposible. Y que un príncipe heredero, como Vargas, se le entregue a un hombre como Uribe, hecho en provincia, también me parece imposible”.

¿No se apresuró mucho a escribir sus memorias?

 

“El nuevo libro (Roy, de abajo hacia arriba) no son mis memorias, sino una entrevista que me hizo Ángel Beccassino. Nunca voy a escribir memorias, porque es bastante vanidoso e inútil” .