“La guerra es un negocio que beneficia a los traficantes de armas y a los traficantes del miedo en la política”

El Senador caleño del Partido de la U Roy Barreras, es otro de los que ha manifestado su interés por ser candidato a las elecciones presidenciales de 2018.

Cree en firme que la paz se debe seguir defendiendo, además que los partidos deberían sacar un candidato único, y por qué no, pensar en un ‘gran frente por la paz’ rechazando a quienes desde ya expresan que de ser presidentes harán ‘trizas los acuerdos’.

En diálogo con El Nuevo Liberal, Roy expresó algunas de sus propuestas, señaló qué le preocupa del país y afirmó que aún le queda por hacer algunas acciones por el Cauca y por toda Colombia para que éste sea un territorio donde le Estado le cumpla a todos. 

Olga Portilla Dorado: Senador, usted hizo parte de la mesa de negociaciones para terminar el conflicto con las Farc, ¿Cuál es su opinión luego de la firma del acuerdo final y cómo ha visto el cumplimiento de lo pactado?

Roy Barreras: si hay algún lugar de Colombia desde donde valga la pena seguir defendiendo esta paz es desde el Cauca, ese territorio nuestro tan lastimado por todas las guerras desde el siglo XIX y tan adolorido por la confrontación con las Farc, es el que va a experimentar un cambio positivo ahora que las Farc como guerrilla por medio siglo, han dejado de existir.

La posibilidad de construir un nuevo país no se limita a desarmar a estas personas sino que allí empieza el primer día de un país distinto, más justo, equitativo, igualitario, donde 7 millones de campesinos no estén abandonados a su suerte, donde las familias colombianas sientan el apoyo del Estado, ese sueño de un país incluyente y seguro lo tengo al 2018.

Nosotros tenemos la obligación de triunfar en el 2018 para defender ese nuevo país de la paz, porque está claro que hay quienes han anunciado ya, que de llegar al poder “harían trizas” la paz que tanto trabajo ha costado conseguir.

OPD: A comienzos de junio usted con una carta enviada a la dirección del partido de la U, expresó la solicitud para que lo avalen como candidato presidencial para el próximo año, ¿Ya tiene alguna respuesta?

RB: Soy un hombre disciplinado, hago propuestas que se conviertan en soluciones para el país, para la sociedad y he puesto una sobre la mesa, la obligación de una coalición, un frente unido por la paz que permita que lleguemos juntos a la primera vuelta para seguir avanzando en la construcción de ese país en paz, justo y seguro.

La división en quienes hemos defendido la paz, la división de los 6 millones y medio de colombianos que nos acompañaron con el sí, solo le abriría caminos a la influencia del gran fantasma de la garantía de la guerra. El primer paso para lograr esa unidad es que cada uno de nuestros partidos, me refiero no solo al partido de la U, sino también al partido Liberal, al partido Conservador, el de la izquierda, definan candidaturas únicas que nos permitan hacer una coalición frente al país de cara al 2018 y llegar juntos; por eso he puesto mi suerte en manos de mis compañeros, el partido decidirá si quiere o no tener candidato presidencial, yo creo que tenemos la obligación de tenerlo, pero espero una decisión antes del 7 de agosto.

OPD: ¿Ya ha pensado Roy Barreras en alguna plataforma programática, puede contarnos algunas de sus propuestas?

RB: Leía ahora que en 200 años de vida republicana jamás el Estado ha copado todo el territorio. Hay territorios enormes de Colombia abandonados, la gran tarea es actuar en el territorio, acompañar a los colombianos; eso significa invertir los recursos humanos y económicos que se desperdiciaron en el factor sangriento de la guerra en la inversión social, en beneficiar a las familias, en tener más cupos para el preescolar, para los universitarios, más créditos para los emprendedores.

También hay que pensar en más justicia en todo el territorio, más seguridad en las calles de Popayán, de Santander de Quilichao, por todas las ciudades de Colombia cuya primera preocupación hoy es la delincuencia urbana.

OPD: ¿Usted cree que la paz siga siendo esa ‘bandera’ para llegar a la presidencia en 2018?

RB: Yo no tengo dudas al respecto. Cada familia colombiana comprometida con la paz en su casa, en su mesa, es señal del estado ideal que quiere para su ser querido. La paz va mucho más allá de desarmar o dejar de matar, la paz implica el reconocimiento del otro, del distinto, del indígena, del campesino, del afro, del más pobre.

Habrá dos modelos de país, uno: perplejo al miedo, al odio, es un modelo que pretende volver trizas la paz, para seguir en lo mismo que estábamos guerra o guerra, ese negocio que beneficia a unos pocos, a unos traficantes de armas y los traficantes del miedo en la política. Y dos: un país lleno de oportunidades, igualitario, equitativo, competente y justo, que nunca hemos tenido y tenemos la obligación de construir.

OPD: Hablando del Cauca, usted manifiesta que es muy importante la firma del acuerdo final, pero acá persiste una preocupación y es el tema de la seguridad, de las amenazas contra líderes sociales, ¿Cómo ve usted esta problemática?

RB: Como lo muestran claramente todos los estudios sobre los derechos y en Colombia está claro que en los últimos 20 años ha habido no solamente amenazas y muertes, sino desplazamientos forzados de poblaciones, pero todo eso ha parado con el fin de la guerra; claro, quedan otros actores violentos que estuvieron allí desde siempre, la maldición de la guerra, los grupos que aprovechan los territorios que dejaron las Farc para intentar copar; por eso la gran obligación del Estado y de este Gobierno es copar ese territorio en este primer año de las Farc, no hay excusa alguna para que las fuerzas del orden y legitimas lleguen rápidamente no solo con soldados y policías sino con maestros, con enfermeras, con jueces.

La segunda tarea es ocuparnos de la delincuencia común en las ciudades, la gente se preocupa ahora más que nunca por los robos, las puñaladas en horas de la noche en una calle oscura, hay que reinvertir recursos en los policías, en la seguridad urbana, en cámaras, en más inteligencia humana, en más protección a las familias en las ciudades colombianas.

OPD: Acá en el Cauca fue muy positiva la votación del plebiscito, ¿Usted cree que esa votación se manifieste de igual forma en las presidenciales 2018 para que haya continuidad en la paz?

RB: Así será, es que los señoritos bogotanos y los príncipes herederos y los ricos perfumados centralistas no han padecido la guerra, los que la hemos padecido, los que sabemos lo que es el dolor del desplazamiento forzado, de perder a los seres queridos en la guerra, valoramos la paz, valoramos la tranquilidad, por eso en el Cauca ganó el sí y volverá a ganar este frente por la paz.

OPD: ¿Cómo está apoyado políticamente el partido de la U aquí en el Cauca, qué tan fuerte es?

RB: Tengo una responsabilidad enorme con el Cauca porque en dos ocasiones consecutivas he sido el Senador de la U más votado en este departamento. He respondido con presencia en los municipios, con obras, con gestiones, y sobre todo con la firma de la paz, pero tengo que hacer mucho más por el Cauca, y por supuesto nuestros dirigentes y todos los miembros del partido de la U.

OPD: Con el tema de financiación de las campañas, el escándalo que hubo de Odebrecht,¿De qué forma cree que eso perjudique las elecciones del próximo año?

RB: Sí en la medida en que quien ha confesado la recepción de esos sobornos es el ex viceministro García, claramente lo confesó para beneficiar a la campaña de Óscar Iván Zuluaga y por supuesto eso significa que hay mucha explicación que tiene que dar el Centro Democrático al respecto, y todas las campañas en general porque si usted observa en los grandes escándalos de corrupción en Odebrecht, Reficar, Interbolsa, Inderbolsa… ahí no hay ningún caucano, no hay ningún hombre de provincia,  esos son ricachones de cuello blanco, de las élites tradicionales que ya eran ricos y se siguen enriqueciendo manteniendo a este país en la inequidad.

 

Leer más en: http://elnuevoliberal.com/la-guerra-es-un-negocio-que-beneficia-a-los-traficantes-de-armas-y-a-los-traficantes-del-miedo-en-la-politica/#ixzz4mREb85cj