“El Marco para la paz no genera impunidad y es la más eficaz garantía de paz y justicia con la que contamos los colombianos”: ROY BARRERAS

-El autor de la norma afirma ante la Corte que el espíritu del Legislador es declarar la prioridad de la paz como valor supremo y garantizar -por primera vez en la historia de Colombia- un proceso de paz que contemple la verdad, la reparación, la no repetición y la aplicación de justicia transicional.

El Co-presidente de la Comisión de Paz del Senado ROY BARRERAS y autor del Marco Jurídico para la Paz, envió esta noche una carta a la Corte Constitucional en defensa del Marco que implementó la justicia transicional en Colombia.

Para BARRERAS a escasas horas de realizarse la Audiencia Pública en que la Corte Constitucional revisará los argumentos en favor y en contra del Marco para la Paz, “es fundamental que el Alto Tribunal conozca de primera mano el espíritu con que el legislador construyó esta reforma constitucional. “Construimos el Marco de Justicia Transicional para privilegiar la paz como valor supremo, pero también para garantizar por primera vez en la historia de Colombia, que un proceso de paz contemple el derecho de las víctimas a la verdad, la garantía de no repetición, la reparación y una dosis posible de justicia, que será, por supuesto, justicia transicional”.

Está claro, afirmó el autor de la norma, que “el Marco no genera impunidad y además es la garantía de que exista justicia para los máximos responsables de crímenes atroces y la posibilidad más concreta de desvertebrar las organizaciones ilegales al conocer la verdad de su operación y de sus actos criminales en el pasado y el presente”.

De otra parte, ROY BARRERAS le recordó a la Corte en su carta que los procesos de paz exitosos del pasado en Colombia, como los del M-19, Quintín Lame, EPL o PRT fueron procesos necesarios en su momento que se surtieron con cero verdad, cero justicia y cero reparación. “Será este el primer proceso de paz que contemple garantía de la verdad para las víctimas, garantías de no repetición y garantías de reparación.  El Marco para la Paz es un instrumento cuidadosamente preparado que respeta la Constitución, la ley colombiana y los compromisos internacionales de nuestro país”.

Finalmente, en la misiva el senador BARRERAS recordó a la Corte que el Marco no tiene efecto jurídico ninguno hasta tanto no se active con leyes estatutarias. “Las preocupaciones de algunos críticos parecen estar fundamentadas en las imaginarias leyes estatutarias futuras que ellos suponen que serían violatorias de la Constitución. Será este Alto Tribunal, el que en su momento, cuando se active el Marco -si se firma el acuerdo que pone fin al conflicto armado interno- revise las leyes que el Ejecutivo presente y que el Congreso apruebe en su condición de legislador. La duda sobre la inconstitucionalidad de los supuestos beneficios políticos o jurídicos de quienes se desmovilicen, serán pertinentes cuando tales leyes estatutarias se presenten y no con este Marco que simplemente define unos límites respetuosos de la normatividad nacional e internacional”.