“Movilizaciones agrarias requieren reformas estructurales. No se resuelven ni con hechos violentos ni con medidas de orden público”: ROY BARRERAS

Los campesinos de Boyacá llevan sufriendo muchos años y cuando la gente sufre se desespera. Se necesitan soluciones económicas inmediatas y no sólo medidas de orden público:

Boyacá sigue paralizada, es urgente levantar bloqueos que perjudican a todos los ciudadanos,  pero también corresponde al Gobierno tomar ya decisiones económicas de fondo que le den solución al sufrimiento de los campesinos colombianos.

El senador ROY BARRERAS, indicó que “los funcionarios del Gobierno se equivocan si creen que el paro agrario es un problema coyuntural y no estructural, y los manifestantes también ese equivocan si creen que las soluciones estructurales se van  a lograr bloqueando las vías y generando hechos violentos. Estas reformas no se logran en dos días ni en medio de pedreas ni bloqueos. Suspender los bloqueos por parte de los manifestantes y anunciar por parte del Gobierno estos cambios, es lo  que esperamos que ocurra en las próximas horas”.

“Hay dos cosas que deben hacerse de manera simultánea”, recalcó el senador del Partido de la U “suspender los bloqueos y actos de violencia y anunciar por parte el Gobierno soluciones inmediatas, concretas y permanentes para los campesinos colombianos.”

Tales soluciones son posibles y solicitamos se tomen por lo menos las siguientes soluciones:

1. Garantizar una fuente económica extraordinaria permanente durante los próximos 10 años con destino al sector agrícola colombiano. Durante la próxima década, el cien por ciento de los recursos del Fondo de Compensación de Regalías debería dedicarse exclusivamente a aliviar el sector del campo colombiano y a estimular proyectos productivos agropecuarios.

2. Subsidiar en el corto plazo a los campesinos de manera directa a través de la disminución de precios de  insumos, fertilizantes y agroquímicos en general.

3. Construir nuevos canales institucionales con los paperos. Es un hecho que como gremio Fedepapa ya no es reconocido como vocero de los cultivadores de papa en Boyacá.  Si se habla con la gente equivocada las propuestas y las soluciones no les llegan a los campesinos.

4. Suspender la importación de lactosueros. Los campesinos saben que en el pasado los lactosueros solo se utilizaban para alimentar a los cerdos. Ahora se utilizan masivamente en detrimento de la calidad de la alimentación humana, afectando gravemente a los productores de leche colombianos.

5. Las importaciones indiscriminadas de cebolla, sumadas a la falta de control del contrabando por la frontera sur del país, tienen hace rato arruinados a los cebolleros colombianos.

6. La prioridad debe ser que la producción colombiana de alimentos como la papa, la leche y la cebolla sean la base de la seguridad alimentaria y sean la prioridad de nuestro consumo interno.  Para hacerlo se requieren subsidios permanentes, reformas estructurales, reconstrucción de las cadenas de producción, acopio, y distribución de alimentos, y mejoramiento de las condiciones no solo de trabajo, sino de la calidad vida de los campesinos colombianos”.